Sencillo y rico: zumo de naranja, café o té, corn flakes, cruasanes, bocadillos variados, huevo, pequeños platos, yogur...

Se puede ordenar un desayuno especial con champán.